Antes de comprar un piso de segunda mano



ENRIQUE GALLUD JARDIEL

Puede que te parezca el piso ideal, pero ¿cumple todos los requisitos?

Comprar una casa no es ninguna broma y los pisos de segunda mano pueden tener problemas ocultos que no se ven en dos o tres visitas. Cerciórate de que todos los aspectos que te mencionamos están en regla.

Revisa las instalaciones. Si el edificio es antiguo, la Organización de Consumidores y Usuarios te recomienda que solicites la opinión de algún perito o experto sobre el estado de las instalaciones de electricidad, gas y agua. En las actas de la junta de vecinos se recogen las reformas que se han hecho, por lo que puedes pedir al presidente de la comunidad que te informe de ellas.

Comprueba las medidas. Muchas veces los metros útiles no se corresponden con lo que aparece en las escrituras, que suelen incluir los metros construidos y los comunes.

¿Piensas hacer reformas? Si planeas modificar el piso, entérate de antemano qué tabiques se pueden tirar y cuáles son muros de carga. Pídele los planos al vendedor y consulta con un arquitecto técnico.

¿Tiene suficiente luz? Si has visitado la casa de noche, no conoces su luminosidad. A lo mejor es una casa muy oscura. Piensa que para ampliar las ventanas necesitarás licencia del Ayuntamiento y permiso de la comunidad de vecinos.

Estado de mantenimiento.  Muchas veces una apresurada mano de pintura está disimulando grietas o humedades. En general, siempre es prudente hacerse acompañar de un perito.

Seguridad. Cerciórate de que el edificio cumple las normas. La cocina y los baños deben disponer de ventilación directa a través de una ventana que comunique con el exterior o, en su defecto, de un circuito de ventilación. Si no existe, tendrás que instalarlo tú.

Habitabilidad. Si la vivienda es antigua o está situada en una zona de remodelación urbanística, el Ayuntamiento puede estar tramitando algún expediente de ruina o expropiación. Comprueba que ha pasado la Inspección Técnica de Edificios, pues los de más de 30 años deben reformarse.

Decisiones de la junta de vecinos. Como dueño del piso participarás de las derramas para su mejora. Entérate de qué reformas se han decidido ya.

En el momento de la compra. Comprueba la titularidad de las escrituras en el Registro de la Propiedad, para asegurarte de que el vendedor es el verdadero dueño del inmueble o tiene un poder para venderlo. Confirma que está libre de cargas o si hay alguna hipoteca pendiente. Si el piso ha cambiado de dueño en los últimos 5 años comprueba que ha pagado los impuestos de ese tiempo. Antes de pagar muestra una copia del contrato a un abogado o a una asociación de consumidores.