Haz velas



ENRIQUE GALLUD JARDIEL

Una entretenida actividad en la que desplegar tu talento creativo

Si te gustan las velas, en las tiendas de objetos para el hogar hallarás verdaderas preciosidades, para cada momento y lugar. Pero es mucho más divertido hacértelas a tu gusto y, de paso, reciclar todos los restos que te queden. Es una actividad práctica, barata y fácil de aprender.

Materiales. Has de adquirir parafina o cera de abeja, que se encuentran en cualquier ferretería. La parafina de mejor calidad se identifica por su transparencia. Por supuesto, emplearás también los trozos de cera que te queden de velas usadas.

Fabricación. Coloca la parafina en una ollita para comenzar a derretirla al «baño María», removiéndola con una cuchara de madera. Cuando la preparación esté bien líquida, procede a untar con vaselina el molde elegido. Antes de verter la mezcla, coloca la mecha, sujetando su extremo inferior a la base con un pequeño trozo de cinta adhesiva. Su grosor dependerá del tamaño de la vela. Asegúrate de que está totalmente vertical. Ata el extremo superior de la mecha a un lápiz, por ejemplo, para mantenerla en posición. Vierte la parafina y déjala enfriar hasta que endurezca. Puedes acelerar el proceso introduciémndola en el frigorífico. Para el desmolde, introduce el molde en una cacerola con agua caliente, para que la vela se desprenda por sí sola. Límpiala con un trapo húmedo.

Moldes. En los establecimientos de productos naturales de encuentran de diferentes formas y tamaños. También puedes fabricarlos tú o emplear vasos, jarras, etc.

Formas y diseños. Cuando la vela esté acabada puedes decorarla de mil maneras. Es un  material muy dúctil, así es que puedes tallarla con un pequeño cuchillo y dejar volar tu imaginación.

Colores y fragancias. El colorido y el aroma se consigue añadiéndole a la mezcla que se caliente trocitos de crayones de colores y 10 ó 12 gotas de aceite aromatizante (que se adquiere en perfumerías y tiendas de productos naturales).

Variedades. Si llenas el molde con cubitos de hielo antes de verter la parafina, el hielo se derretirá, dejando espacios libres, y tendrás una vela con originales agujeros. Si en lugar de hielo añades trozos de parafina dura de colores, conseguirás unas velas con apariencia de mármol. También puedes derretir parafinas de varios colores e ir superponiendo capas. Tras cada capa, déjala enfriar unos minutos. Lograrás una vela de diferentes tonalidades.

Usos. Estas velas no han de ser únicamente para tu uso personal: puedes emplearlas para regalos e incluso venderlas, pues muchos establecimientos las adquieren de particulares.