La carta de acompañamiento al CV



ENRIQUE GALLUD JARDIEL

Has de personalizar tu presentación a una empresa. Entregar solamente el currículo indica masificación de tu búsqueda de empleo.
 
Muchos trabajadores ignoran esta regla. Se rechazan diariamente miles de solicitudes de trabajo por estar mal estructuradas. Cuida este aspecto y tendrás muchas más posibilidades de ser el elegido.

Una carta de acompañamiento de currículo es una cortesía con la empresa, con la que te relacionas por primera vez y a la que puedes agradar por tu elegancia y modales. Pero también resulta una excelente tarjeta de presentación en la que puedes incluir aspectos de tu personalidad que refuerzan el mensaje del currículo. Es un medio de «venderse».

Destinatario. Dirígete a la persona que mencione el anuncio, con nombre, apellidos y cargo. Si no sabes el cargo, conviene que lo averigües. De no ser posible, escribe «Departamento de selección del personal».

Personalización. Aquí no valen circulares. Cada carta debe estar redactada con miras a una empresa en concreto. Que vean que te diriges sólo a ellos. Cuida estos detalles, pues cualquier falta de atención será considerada como poca capacidad de percepción.

Contenido. Manifiesta claramente cuál es el puesto que te interesa. Argumenta tu candidatura: por qué quieres trabajar allí, qué puedes aportar. Resalta muy brevemente tus capacidades: «Poseo este título y tengo esta experiencia en el sector». No finalices la carta con una indicación de que esperas sus noticias, pues parece que les obligas a algo. Indica que tú seguirás el asunto y estarás al tanto.

Estilo. La elegancia estilística es fundamental para impresionar. No te darán un empleo sólo por una carta bien escrita; pero en muchos casos sí te lo negarán si tu carta deja que desear en cuanto a presentación, limpieza, coherencia, etc. Es aconsejable redactar en primera persona, pero no tienes que alabarte ni expresarte con demasiada familiaridad. Emplea el «usted» y evita tópicos y frases hechas. No les aburras con demasiada información ni con relleno.

Corrección. La gramática y la ortografía son esenciales. La carta muestra tu capacidad para redactar y comunicar mucho mejor que todos los títulos universitarios que aportes. Corrígela una y otra vez hasta que sea perfecta.

Formato. Debe ser breve (nunca más de un página) y sintética (intenta decir en poco espacio todo lo que te interesa que sepan de ti). Emplea papel de buena calidad, DIN A4, blanco, al igual que en el currículo. Usa márgenes amplios y un tipo de letra no excesivamente pequeño («Times New Roman» o «Arial», tamaño 12 ó 14 son los más aconsejados). Cuida la pulcritud, que no haya manchas ni tachaduras. Firma con tu nombre y los dos apellidos. Últimamente muchas empresas prestan atención a los rasgos grafológicos. Si tienes una escritura agradable y muy clara, puedes escribir esta carta a mano, lo que produce una impresión positiva.