Piscinas comunitarias



ENRIQUE GALLUD JARDIEL

Derechos, deberes y consejos de mantenimiento

Si vives en un bloque de apartamentos que disfruta de una piscina comunitaria tienes cerca de tu casa un verdadero instrumento de ocio y placer. Son un excelente lugar de reunión y esparcimiento. Pero deberás hacer buen uso de él y, para ello, nada mejor que conocer algunas normas básicas de higiene y seguridad.

Salubridad. Todos los que la usan son agentes contaminantes y la pureza del agua se deteriora. De ahí la obligación que tienen los bañistas de  ducharse siempre antes de entrar en la piscina y lo aconsejable del pediluvio antes de cada inmersión, para reducir la suciedad del agua. Por la misma causa está prohibida la inmersión de animales.

Precaución. Los menores de 14 años no pueden bañarse si no van acompañados de un mayor. Debe haber salvavidas en los cuatro ángulos de la piscina, a una distancia que no exceda de los 50 metros. Si no están, hemos de exigir su colocación. Conviene que haya un teléfono en un lugar visible, con los números de emergencias y ambulancias.

Socorrista. En una piscina de hasta 500 metros cuadrados de lámina de agua debe haber un socorrista. Las que superan esa superficie requieren dos socorristas y un ATS. También se requieren dos socorristas si existen dos piscinas pequeñas pero alejadas una de otra. Aunque los bloques de menos de 30 viviendas están exentos de la obligación de contratar a un socorrista, los vecinos deben valorar por sí mismos su necesidad.

Medidas de seguridad. Las piscinas deben hallarse rodeadas por un cerramiento exterior, así como por una valla de una altura mínima de un metro, que incluya una red o lona que impida el acceso a la piscina fuera del horario fijado.

Horario. Es conveniente que el horario de la piscina figure en un lugar bien visible. Fuera de este horario y en ausencia del socorrista, la responsabilidad ante cualquier accidente es del presidente, representante legal de la comunidad.

Responsabilidad. Para mejoras en el cuidado y mantenimiento de la piscina, los vecinos deben acudir al presidente de la comunidad de vecinos, que es el responsable de las incidencias que pudieran tener lugar en ella. Él debe asegurar que se cumplan los horarios, que existan socorristas y que se posean los permisos necesarios. De producirse accidentes fuera de horario, el seguro de responsabilidad civil no cubre a quien lo sufre y, si no existen todas las medidas lógicas de prevención de accidentes, se responsabilizaría jurídicamente al presidente

Permisos municipales. Las piscinas comunitarias se consideran piscinas públicas en lo que se refiere a la seguridad de las personas y en cuanto a los aspectos técnicos y sanitarios. Deben contar con una licencia de apertura y cumplir ciertas normas de construcción relativas a su profundidad.