¿Qué buscan en ti los jefes?



ENRIQUE GALLUD JARDIEL 
20 minutos, (22-01-08)

 

Evalúa qué cualidades profesionales y humanas tienes y cuáles debes adquirir si quieres triunfar en el mundo laboral.
 
A todos nos gustaría tener la clave que nos permitiera convertirnos en  los favoritos de los jefes. No existen fórmulas mágicas, pero sí combinaciones de habilidades que gustan más que otras. La cualificación profesional no siempre es suficiente para subir la empinada escalera del éxito profesional. Así es que debemos desarrollar otras capacidades y aprender a mostrar y hacer valer las que ya tenemos. No nos valdrá de nada ser magníficos si en nuestra empresa no lo saben.

Por supuesto, siempre se valora la honestidad, la dedicación, el sentido de la responsabilidad, la lealtad a la empresa, el profesionalismo, etc. Pero hay otras cosas que importan:

Habilidades comunicativas. Son las que más frecuentemente mencionan los jefes en todas las encuestas. Quieren empleados capaces realmente de, escuchar, hablar con claridad y de redactar con precisión. Sorprende el gran número de personas incapaces de hacerlo bien.

Capacidad de análisis. Saber entender una situación, verla desde múltiples perspectivas para poder afrontarla, poder recopilar más información sobre algo y ser capaces de distinguir lo esencial de lo superfluo. Todo esto permite resolver los problemas que se plantean.

Dominio de la informática. Todo el mundo presume de sus conocimientos en este campo, pero suelen distar mucho de lo óptimo. Pongámonos al día, especialmente en programas de texto, bases de datos y manejo del correo electrónico.

Adaptabilidad. No basta con hacer siempre bien el mismo trabajo. Un empresa precisará de personas flexibles que puedan enfrentarse a retos y a situaciones anómalas. Desarrolla el gusto por lo distinto, muéstrate sensible ante los cambios y las situaciones extrañas y haz saber que te interesa apartarte de la rutina.

Diplomacia. La «mano izquierda» es una gran ventaja. Llévate bien con los compañeros, suaviza situaciones, rehuye el conflicto y los jefes te valorarán como un elemento muy positivo. Acostúmbrate a trabajar en equipo.

Planificación. Nada aborrecen más los jefes el que caos, real o aparente. Aunque completes tus tareas a tiempo, no avanzarás si no te consideran ordenado. Organízate y muestra tu método de trabajo: metas, parámetros de tiempo, sistemas de clasificación del material que manejes, etc.

Creatividad. Si encuentras cualquier solución inusitada a un problema, habrás ganado la estima de tus superiores. Los que resuelven conflictos son los más valorados en cualquier lugar. Especialízate en el manejo de situaciones críticas e investiga cómo otros han resuelto problemas parecidos.