Sácale partido a tu armario



ENRIQUE GALLUD JARDIEL

Trucos de almacenamiento

Nuestros hogares, sean pequeños o grandes, nunca parecen tener bastantes armarios para todo lo que acumulamos. Así es que conviene organizarlos bien para aprovechar su espacio al máximo y de manera que se adapte a nuestra necesidades.

Saber lo que tienes. Haz un inventario previo de tu ropa para eliminar prendas gastadas o complementos innecesarios que ya no vas a usar. Te sorprenderá ver cuántas cosas inútiles acumulamos. Divide tus prendas en las de uso habitual, las que quieres conservar y las que no usas nunca. Deshazte de éstas últimas.

Varios armarios. Lo que más te pongas debe ir en el armario del dormitorio. Los de los pasillos o roperos destínalos a prendas de menos uso. Si te falta sitio, planifica armarios a medida o habilita algún ropero abierto en pasillos, lavaderos, huecos de escalera o espacios de poco paso.

Modificaciones. La mayor parte de los armarios permite cambiar de sitio las baldas. Ajústalas a tus necesidades e incluso plantéate añadir alguna más (puedes encontrar todo tipo de maderas y acabados en las tiendas de bricolage, donde te las cortarán a la medida que les indiques). Cuantas más baldas, mayor espacio de almacenaje y menos peso sobre la ropa doblada. Puedes añadir también separaciones verticales para jerséis, toallas, ropa de cama, etc.

Altillos y maleteros. Generalmente destinamos las partes altas del armario para aquellas prendas y objetos que necesitamos menos. Las formas cuadradas ahorran espacio, así es que emplea maletas o cajas de cartón o plástico para almacenar. Los objetos sueltos ocupan más y se caen con frecuencia. Etiqueta las cajas para saber qué contienen.

Ropa de colgar. Si tienes bastante altura coloca una doble barra. Puedes dejar las camisas arriba y los pantalones abajo (necesitarás unos 70 cm. para éstos). Agrupar abrigos y chaquetas en dos espacios diferenciados ayuda a mantener el orden.
Zapatos. Lo ideal es contar con un mueble aparte, para que se aireen. Si no tienes sitio, emplea un mueble zapatero interior. Es más discreto y evitarás olores en la ropa.

Complementos interiores. Si nuestros cajones no son de poco fondo, convendría añadirles bandejas extraíbles con clasificadores, que resultan muy prácticas para ropa interior y calcetines. Una pequeña inversión en estas bandejas aumentará considerablemente la capacidad del armario. Hay perchas especiales muy prácticas para cinturones y corbateros que se colocan en el interior de la puerta.