Un buen emplazamiento para tu casa



ENRIQUE GALLUD JARDIEL

Tanto si se piensa comprar una casa como si se planea alquilarla, conviene conocer a fondo el lugar donde se halla. No nos podemos dejar llevar por lo que siempre hemos oído, pues las zonas urbanas y sus servicios mejoran o empeoran con gran rapidez. En cuanto a las suburbanas, aunque lo parezca, ninguna ciudad-dormitorio es igual a otra.

Cercanía. Una excesiva distancia a nuestro lugar de trabajo puede llegar con el tiempo a ser algo muy perturbador en nuestra vida. Si tenemos hijos, precisaremos de buenos colegios a poca distancia. Ha de considerarse asimismo la calidad y mantenimiento de las carreteras de acceso. El lugar debe estar bien comunicado mediante transporte público.

Seguridad. El índice de criminalidad es distinto en cada barrio, por lo que conviene investigar si es muy alto. ¿Cuántos agentes de seguridad están adscritos a la zona? También hemos de asegurarnos de que haya parques de bomberos en las cercanías. Las casas situadas en las periferias de las barriadas son las preferidas por los ladrones.

Compras. ¿Puedo adquirir todo lo que necesito sin largos desplazamientos? Cerciorémonos de que haya tiendas especializadas no muy lejos de nuestro hogar, pues aunque compremos en grandes superficies, el pan, la fruta y la verdura suelen ser mejores en los pequeños comercios. También conviene tener cerca cajeros automáticos, tintorerías y estaciones de servicio.

Salud. La cercanía a un centro de salud con un servicio de urgencias es esencial. También lo es la proximidad a una farmacia, preferiblemente de las abiertas 24 horas.

Ocio. Asegurémonos de que el emplazamiento elegido está bien provisto de facilidades para el ocio: zonas deportivas, parques infantiles, bibliotecas públicas, cines, teatros... Cualquier publicación local nos informará de cómo es la vida cultural del lugar.

Tranquilidad. Los vecinos de algunas viviendas de barrios supuestamente buen situados sufren por el tráfico y por el ruido de discotecas y terrazas de bares en su proximidad. Lo mismo sucede con las adyacentes a colegios. En las casas en las esquinas de los bloques se escucha mucho más ruido. Las mejores son las situadas en medio de bloques o en calles sin salida. La proximidad de aeropuertos puede restar todo valor a una vivienda.

Signos negativos. Hay una cantidad de indicadores externos que nos hablan mal de la zona y de su mantenimiento: coches abandonados, locales comerciales sin alquilar, insuficiencia de los contenedores de basura, olores de vertederos o de industrias cercanas...

Signos positivos: Las fincas remodeladas nos indican que sus dueños están contentos con la zona. La edificación de centros comerciales significa que en el futuro habrá más servicios y mejores comunicaciones.

Cómo evaluar el lugar. Los agentes inmobiliarios pueden mentirnos, en su afán de que compremos o alquilemos el piso. Por ellos es mejor preguntar directamente a los tenderos y camareros de la zona, que han escuchado muchas veces los comentarios de sus clientes. No debemos visitar el lugar elegido sólo una vez. Hagámoslo en un día laborable y durante el fin de semana, y también por la noche. Sólo así conoceremos cómo es en realidad el sitio elegido.